Piden reducir la pena a un violador condenado a 50 años de cárcel porque “es inhumano”. Diario El Sol.

Sus víctimas fueron en los barrios de Villa Urquiza, La Paternal y Agronomía. Las abordaba cuando llegaban sus casas simulando ser un empleado haciendo delivery. La indignación de una de las mujeres abusadas.

La decisión de la Cámara de Casación Penal de ordenar que se reduzca la pena contra un violador serial, al considerar que fue “cruel e inhumano” haberle dado 50 años de cárcel, generó polémica. Ayer, una de las víctimas del hombre habló indignada: “Lo que yo viví no se lo deseo a nadie. A mí ese hombre me arruinó la vida. No hay pena que alcance. Ese tipo es un monstruo, no una persona. Yo le pido a la Justicia que se ponga un poco en mi lugar”, reclamó la mujer, que se identificó como Paula.

Fabricio Alberto Alvarez Albarracín (32) fue condenado el 17 de junio de 2011 por el Tribunal Oral N° 16 de Capital Federal.

Le constataron tres violaciones, más cinco abusos y robos. Cuando ocurrieron los hechos, estaba en libertad condicional (ya que pesaba contra él otra sentencia de 4 años de prisión) y, además, tenía causas anteriores sobre las que aún espera ser juzgado en debate oral.

El violador tenía siempre el mismo modus operandi: se movía en una moto tipo delivery, interceptaba a las mujeres cuando estaban por entrar a sus casas, por la noche, y abusaba de ellas.

El lunes pasado, la Sala I de la Cámara de Casación Penal, integrada por Ana María Figueroa, Luis María Cabral y Juan Carlos Gemignani, confirmó que Alvarez Albarracín es culpable de los hechos, pero ordenó bajarle la pena porque considera que infringe pactos internacionales firmados por Argentina, como anticipó ayer Clarín en exclusiva.

“Yo y todas las víctimas (de abusos) sufrimos una pena que es de por vida. Por eso para nosotras cualquier condena es poco. Todas las atacadas tuvimos que pasar por un montón de situaciones hasta el día del juicio, con el miedo que eso implica, Ahora están bastardeando todo eso ”, aseguró Paula a C5N.

La joven fue atacada por Alvarez Albarracín en agosto de 2009. “Él llegó con una moto. Ingresó a mi casa. Estuve privada de la libertad más de una hora.

En ese tiempo me robó, me golpeó, me violó, me denigró como persona y me cortó con un cuchillo. Por eso no entiendo lo que decidió Casación. A mí me arruinó la vida y 50 años es poco. El ya había cometido este tipo de delitos y va a volver a cometerlos”, se angustió la víctima.

Por su parte, también ayer salió a dar explicaciones la jueza Ana María Figueroa y sostuvo que una pena mayor a 37 años y cinco meses de prisión “inutiliza a la vida de la persona”.

“En este caso en particular tenemos una condena de 50 años, más la reincidencia, es decir que para salir en libertar el condenado debe pasar 49 años y seis meses de prisión para recién ahí poder pedir la libertad. Nosotros analizamos desde lo normativo, no si es justo o no ”, dijo Figueroa.

Para la jueza, las causas pendientes de Alvarez Albarracín no deben ser tomadas en cuenta, sino solamente las que tienen condena firme. “Ahora deben tomar en cuenta todo esto y readaptar un nuevo fallo con todas estas cuestiones”, puntualizó.

Deborah Huczek, abogada del Programa de Patrocinio de Querellas Para Víctimas de Delitos Graves (Propaque), quien representó a una de las jóvenes atacadas, le había dicho el martes a Clarín que “el monto de la pena era perfectamente legal”.

 

Fuente: www.elsolonline.com