Mujer grave al caerle en la cabeza una chapa de un edificio

La chapa se desprendió de la fachada de un edificio de Bogotá al 200, cuando la joven pasaba por el lugar. Su familia apunta a una negligencia del consorcio del edificio y a la carencia de controles por parte del gobierno porteño.

La chapa se desprendió de la fachada de un edificio de Bogotá al 200, cuando la joven pasaba por el lugar. Su familia apunta a una negligencia del consorcio del edificio y a la carencia de controles por parte del gobierno porteño.

En el Hospital Durand le diagnosticaron traumatismo encéfalo craneano.
Bárbara salvó su vida de manera milagrosa, cuando en momentos en que caminaba con su padre por una calle del barrio porteño de Caballito, fue impactada por una chapa que cayó del frente de un departamento y desde unos 35 metros de altura y le ocasionó heridas de gravedad, de las cuales aún no logra recuperarse. El hecho no puede adjudicarse a una cuestión accidental, sino a una negligencia del consorcio del edificio y a la carencia de controles por parte del gobierno de la ciudad de Buenos Aires, sostiene la familia de la víctima que ha iniciado una demanda penal por lo ocurrido.

La joven, de 28 años, fue golpeada por un chapón de dos metros de largo, que se desprendió desde la fachada del edificio torre de la calle Bogotá al 200 en Caballito, a la altura del 12mo. piso. De inmediato, cayó desvanecida, con su cabeza ensangrentada, ante la desesperación de su padre, quien la acompañaba y que pidió auxilio a los gritos. Una ambulancia del SAME fue convocada ante la emergencia, al mismo tiempo que intervino personal policial, frente a la conmoción por lo sucedido fue trasladada al Hospital Durand.

“Le diagnosticaron traumatismo encéfalo craneano, le dieron más de 13 puntos de sutura y luego fue derivada por su obra social al Sanatorio De la Trinidad, donde permaneció un día internada. Sin embargo, las consecuencias del trágico hecho aún hoy afectan la vida de la joven. Padece constantes dolores de cabeza, ataques de pánico y llantos repentinos que le impiden volver a sus tareas habituales de telemarketer”, sostuvo la abogada Déborah Huczek, quien representa a la familia de la mujer en la demanda.

 

Fuente: www.diariopopular.com.ar